martes, 16 de marzo de 2010

Cacería

Quien siembra vientos recoge tempestades, asegura un refrán castellano que podría utilizarse perfectamente para explicar qué está pasando con Cristiano Ronaldo en el Real Madrid. El portugués es un jugador genial y único, pero genera odio y, además, el entorno madridista no ayuda en nada a mejorar esta imagne. Anteriores actuaciones de la prensa y de la plantilla madridista desaconsejan que se utilice la palabra cacería y que se pida protección para el astro.

Vaya por delante que no me gusta que ningún equipo utilice la violencia como arma. No me gusta que se intente frenar a un jugador a base de patadas. Y soy partidario de la protección a los jugadores, pero no solo de Cristiano Ronaldo, de Messi o de Villa, también de Nivaldo, Sergio Ramos y Rafa Márquez, por poner ejemplos de jugadores que 'reparten'. No es lícito que el central brasileño cosa a entradas, varias de ellas con mala intención, al portugués, pero es de ser muy hipócrita que el diario Marca denuncie la 'cacería' a la que, según ellos, es sometido. De hecho, en páginas interiores del diario en su edición de hoy se habla del 'calvario' que sufrió el delantero, objeto de cinco (sic) faltas en Zorrilla.

Aunque eso no justifica que le cosan, la actitud de CR no ayuda a evitarlo. Es un jugador chulo, provocador que, por ejemplo, se permite el lujo de devolver el balón al Valladolid el pasado domingo, con 0-3, después de dar unos toquecitos y un tacón, lo que encrespa a la grada y a los rivales, que sienten que se intentan reir de ellos. Una acción que se podría haber evitado y más cuando ya en la primera parte había recibido. La sensación que queda en un jugador que está perdiendo y que ve la Segunda División al final del túnel es "este bobo se está cachondeando de mí. Repito, no hay que darle patadas por ello, pero Ronaldo no ayuda a evitarlas. Es como es y quizás sea imposible que cambie. Pero ciertas actitudes a veces traen consecuencias desagradables. Como también puede pasarle alguna vez a Dani Alves o le pudo pasar a Deco (a mucha mejor escala).

Estoy completamente de acuerdo con Marca en que no se deben utilizar esas artimañas para intentar secar a un jugador, ya sea un genio o un tuercebotas. Tampoco me pareceía bien que Cristiano le diera un puntapié a Nivaldo, aunque en un momento de calentón se pueda llegar a entender (siempre que, después, no intentes ser el mártir y pidas que te retiren la sanción). Pero al director del medio, Eduardo Inda, se le olvida que, desde sus páginas, se aplaudió la 'cacería' que el 13 de diciembre de 2008 el Real Madrid cometió sobre Leo Messi en un clásico. Aquel día el astro argentino recibió más de cinco faltas. Bastantes más. Aquel día los jugadores del Madrid, incluidos los talentos, buscaron de manera constente los tobillos del mejor jugador del mundo.

Al día siguiente Inda afirmó que el fútbol era cosa de hombres. Casi un año después, el 24 de noviembre de 2009, comentó en su lamentable y foco de fobias y filias personales artículo 'Los Puntos sobre los Íes' que "La manera en que (Juande Ramos y su equipo) marcó territorio al Barça en general y a Leo Messi muy en particular debería estudiarse en las escuelas de entrenadores". Pues bien, supongo que Onésimo y quizás alguno de sus jugadores acudió a aquella escuela que Inda preconizaba. Como decía, quien siembre vientos recogen tempestades. ¿Qué esperaban ahora?

3 comentarios:

  1. Hola!
    Bien explicado. A veces cada uno tiene lo que se merece. Nueva campaña pro-Madrid.
    Saludos
    sílvia

    ResponderEliminar
  2. Me acuerdo cuando desde Barcelona pedíamos protección sobre Leo como los "merengues" se burlaban diciendo que "el fútbol es cosa de hombres", pues eso ahora AJO Y AGUA.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola,
    me gustaría ponerme en contacto contigo, ¿puedes darme un email?
    Un saludo.

    ResponderEliminar