miércoles, 1 de abril de 2009

Víctor se equivoca

Conocido es por los habituales seguidores de este blog que Víctor Valdés es, para mí, el portero ideal para el Barça. Su estilo de juego, su personalidad y sus características técnicas y tácticas, salvo su defectuoso juego con los pies, son los apropiados para el conocido como 'estilo Barça', lo que le ha permitido, hasta la fecha, ganar dos Ligas y una Champions a nivel colectivo y a nivel personal ser una vez Zamora y llegar a la cifra de 200 partidos en Liga con el Barça con tan solo 26 años. Todo un hito.

Con él se ha cometido una injusticia desde las altas esferas directivas del club. Todos los técnicos que han pasado por el club desde su salto al primer equipo le han mostrado su total confianza y máxime los entrenadores de porteros, en especial Hoek y Unzúe. No es casualidad, ni mucho menos. No parece que Txiki confíe tanto en él, puesto que ha ido retrasando la renovación del meta hasta el punto de que, en estos momentos, el asunto es una auténtica 'patata caliente'.

Valdés, como es lógico y lícito, pide que se le recompense por sus méritos. Está, además, en una situación de privilegio, puesto que en 2010 queda libre y cualquier club al que se marchara le podría pagar una auténtica millonada al ahorrarse el traspaso, al igual que pasará con Eto'o. Víctor está, no lo duden, entre los diez mejores porteros del mundo y equipos como Manchester United o Milan necesitan portero a corto/medio plazo. Valdés puede presionar con estas opciones de futuro para lograr una subida salarial que, si se hubiera cerrado hace un año, no hubiera sido tan alta.

Las opciones son dos; renovarle o dejarle marchar gratis. La primera, en estos momentos, supone pagarle una sustancionsa suma económica (que por otro lado, ganada la tiene) por la mala planificación de Txiki. Pero la segunda no es ni mucho menos más económica; habría que pagar traspaso por un portero (menos de 15 millones de euros en ninguno de los casos) que nunca sabes si respondería a la exigencia o, como ha pasado con tantos otros (Vítor Baía, Dutruel, Rüstü) se caerían por su propio peso ante un estilo desagradecido con los porteros y una grada que mira con lupa a todos los arqueros.

Txiki Begiristain, no sabemos si por incompetencia o por falta de confianza en Valdés, ha propiciado que ahora, el asunto del portero, le vaya a salir caro económicamente al Barça. En el mejor de los casos (deportiva y económicamente), Valdés renovará por una elevada cifra. En el peor de los casos. Víctor se marchará a un grande y, mientras triunfa lejos del Camp Nou, el santuario azulgrana se come al Diego López (me encanta) o Sergio Asenjo de turno.

Dicho todo esto, Víctor ha cometido un error. Ha contratado los servicios de Ginés Carvajal, un representante altamente dañino. Es el mismo que dijo, tras quedarse Raúl fuera de una lista de Luis Aragonés "¿imagináis una derrota en Suecia sin Raúl? Sería para que alguien diera explicaciones..." pero ha callado como una puta (con perdón) después del título continental de la selección española. La primera muestra de las intenciones nada constructivas de Carvajal es enfrentar a Valdés con el club y, lo veremos, la grada. Una estrategia agresiva, que todo sea de paso, interesa (y mucho) al Madrid de 'sus' Raúl y Juande Ramos.

No dudo de lo culé que es Valdés. Pero, buscando lo emjor para sus intereses, ha cometido un error que le puede salir caro a él y al Barça.

Ginés Carvajal, agente FIFA (Foto, elmundo.es)

1 comentario:

  1. Y tanto que se equivoca, ya sabes mi opinión...¡¡¡QUE SE VAYA, YA!!

    ResponderEliminar